RASO

El raso está tejido con cuatro hilos arriba y un hilo por debajo, con ello se consigue maximizar los hilos visibles en la parte superior de la tela, brindándole la suavidad y el brillo que son la marca registrada del lujo y elegancia de estos géneros. El otro lado de la tela tiene un aspecto de color mate, opaco, que permite establecer fácilmente un “lado derecho” y un “revés” de la tela. Originalmente el raso se fabricaba con hilo de seda, hoy en día también se fabrica con hilo de poliéster, a diferencia del satén, que siempre se fabrica con hilo de algodón.

Filtros activos